Curroide: Cuando el sabio señala al cielo, el tonto mira al dedo, y yo le miro el culo. v: 9, c: 127